Ventajas de la terapia sexual online

terapia sexual online

La aparición de nuevas tecnologías ha hecho posible que nuestro día a día cambie radicalmente en los últimos 10 años. Ya no hace falta acercarse al banco para ver nuestro extracto, ni debemos esperar impacientes en la parada de autobús a que éste llegue en cualquier momento (ya sean 3 minutos o 15), o la necesidad de cargar con un libro pesado todo el día para leer unos minutos. Hoy día, con tener un smartphone tenemos todos estos servicios a un dedo de distancia. 

Sexologo onlinePor ello, muchos servicios orientados a la atención personal se han tenido que actualizar y modificar el tipo de acceso que se tiene a ellos, y el mundo de la salud no ha querido quedarse atrás. En la mayoría de las clínicas ya se puede pedir cita online, contactar con tu especialista por email (más rápido que una carta, y menos incómodo que las esperas al teléfono, si es que consigues hablar con alguien), descargarte los resultados de pruebas que tardaban semanas en llegar al domicilio, etc.

Las nuevas tecnologías facilitan el acceso a información, a servicios, y por supuesto, a profesionales. Y es por eso que desde hace años se ha utilizado en sexología para  poder realizar terapia sexual online a través de plataformas de videoconferencia. Dichas plataformas hay que tomarlas como una herramienta y no como un tipo de tratamiento sexual, ya que el proceso que se va a seguir y la calidad del mismo es igual que el que haríamos en una terapia sexual presencial.

Tener a tu sexólogo en línea presenta muchas ventajas sobre la terapia convencional:

– Accesible: el acceso a este tipo de tratamientos no siempre es fácil dependiendo de dónde vivas. Las ciudades más pequeñas no siempre cuentan con especialistas en sexología, y los traslados a veces se hacen imposibles por distancias o por problemas de movilidad. Además, en los tiempos que corren muchos se han visto obligados a dejar sus países, por lo que realizar terapia en tu lengua materna es más atractivo que en un idioma extranjero. 

– Ahorro de tiempo y dinero: uno de los problemas más graves en la sociedad actual es la falta de tiempo. Siempre falta y se buscan mil atajos para poder ahorrar unos minutos. Gracias a la terapia online no debemos desplazarnos, y ahorramos en transporte y en el tiempo invertido para llegar al especialista.

– Contexto cómodo: al realizar la terapia desde una casa o un despacho que es familiar, no se pasa por el trámite de acomodarse a un nuevo entorno. El ambiente confortable generará un estado de relajación ayudará a centrarse más en la terapia en sí, y no en la nueva situación.

– Búsqueda especializada: se abre la posibilidad de realizar tratamiento con el especialista que más se adecue a las necesidades del paciente, ya sea porque se tienen buenas referencias o se conoce su trabajo. La disponibilidad de profesionales es inmensa, y se podrá elegir lo que más convenga.

– Flexibilidad de horarios: al no tener que desplazarte hasta una sede, el tiempo que se tiene que invertir además de la hora de terapia es mínimo. Por ello, encajar la cita en la agenda es mucho más sencillo.

– Anonimato: aunque el problema debe naturalizarse, muchos pueden tener dificultades en asumir o aceptarlo de forma pública, más aún cuando hablamos de disfunciones sexuales. Acudir a tu sexólogo online facilita el anonimato, evitando cruzarte con otros pacientes o gente conocida cerca de la consulta.

Por todo ello, el uso de estas herramientas en el tratamiento de los problemas sexuales está en auge y se va naturalizando más a medida que nos vamos familiarizando con las herramientas que nos ofrecen las nuevas tecnologías. Son recursos disponibles para la gran mayoría que facilitan nuestra vida, por lo que debemos hacer uso de ellos en la medida de lo posible.

Silvia Cintrano
Unidad de Sexología

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo con la gente que quieres...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr