Juego Patológico

Clínica de Psicología, Trastornos con el JuegoEl Modelo Triádico de Intervención (MTI) es un nuevo tratamiento que nace en el seno de Instituto Centta para dar respuesta al incremento de personas que, en los últimos años, han desarrollado algún tipo de problema relacionado con el juego.

La ludopatía es un trastorno de la conducta reconocido por la Organización Mundial de la Salud y que se caracteriza por la incapacidad de dejar de jugar. El jugador patológico tiene un deseo incontrolable de jugar, que le impulsa a organizar su vida en torno al juego que pasa a ocupar un papel protagonista en su vida, planificando como conseguir dinero para continuar jugando

El principal problemas que presenta el jugador patológico es la incapacidad de controlar el impulso así como las consecuencias que este descontrol supone para la vida social, familiar y laboral de la persona. Puede ocurrir que la persona que sufre esta adicción no sea del todo consciente del problema o no lo reconozca, de ahí la importancia de que la familia o el entorno sea capaz de detectarlo y confrontarlo.

Con el objetivo de ofrecer una alternativa eficaz, definitiva y personalizada a las personas que padezcan esta enfermedad, así como a sus familiares, se ha desarrollado el MTI, un tratamiento que abarca distintos enfoques para conseguir una recuperación efectiva y total.

El Modelo Triádico de Intervención está compuesto por tres áreas interrelacionadas Y coordinadas entre sí:

Sesiones grupales: semanalmente los pacientes acudirán a terapia grupal con un psicólogo y un exjugador. El objetivo terapéutico es conseguir la deshabituación al juego, establecer consignas grupales que sirvan como base a todo el tratamiento clínico y atender las demandas y dudas que los pacientes, así como sus familiares, tienen.

Sesiones individuales: Con el objetivo de identificar los problemas subyacentes, así como las variables psicológicas y/o emocionales que intervienen en la problemática del paciente, se establecerá un tratamiento psicológico a medida de cada persona. Esto nos permitirá redefinir el problema y los objetivos de tratamiento y revisar las interrelaciones que tienen lugar en el entorno del individuo para intervenir en las consecuencias que éste genera en el entorno y en cada uno de los miembros.

Apoyo farmacológico: Si el caso, por su peculiaridad clínica, lo requiriera, el paciente contará con apoyo psicofarmacológico pautado y supervisado por un médico psiquiátrica.

El equipo terapéutico estará formado por psicólogos y psiquiatras de diferentes enfoques y expertos en la materia para asegurar un tratamiento integral y eficaz al paciente.