Adicción a las nuevas tecnologías en el entorno familiar

Niño adicción ordenador

Hoy en día, las nuevas tecnologías han irrumpido fuerte en la vida cotidiana de las personas, son pocos los que no han incorporado en su vida cotidiana los nuevos avances en telefonía, ordenadores o consolas. Una población especialmente expuesta son los jóvenes de 8 a 20 años, que hacen un uso frecuente hasta el punto de convertirse en una herramienta de relación con sus iguales. El acceso a tanta información, así como el uso de vías de comunicación nuevas requiere de una formación que sus padres no siempre están preparados para aportar debido, principalmente, a lo novedoso que resulta este tema, así como las pocas campañas de prevención existentes. 

Muchos son los padres que están muy preocupados con esta nueva forma que tienen sus hijos de relacionarse con sus amigos o de la cantidad de tiempo que emplean delante del ordenador y del teléfono móvil. Esto les lleva a preguntarse si su hijo tiene una adicción al teléfono, una adicción a la consola, o si no estará abusando del ordenador.

Los últimos estudios al respecto recogen esta preocupación y en el ámbito clínico cada vez son mas los padres que vienen a nuestra clínica de psicología a traer a sus hijos o bien a preguntar qué deben hacer ellos al respecto.

Cabe destacar que, si bien no todos los jóvenes tienen una adicción a las nuevas tecnologías, cada vez son mas los casos que requieren de una intervención psicológica ante un uso excesivo. Es cada vez más frecuente encontrarse a jóvenes enganchados permanentemente a su teléfono móvil o a juegos de consola. Lo cierto es que las consecuencias sociales, psicológicas y familiares son preocupantes y es importante que sus padres sepan cual es la mejor manera de ayudarlos.

Detrás de este uso excesivo solemos encontrarnos otro tipo de problemas de diversa índole que resultan ser factores de riesgo para desarrollar una adicción. Más allá de los factores individuales, a nivel familiar, solemos encontrarnos una tendencia al aislamiento del joven con respecto a sus figuras paternas, encerrándose en su habitación o restringiendo las actividades conjuntas. Es interesante ver como es la comunicación en esta familia a la hora de abordar el problema, como se ponen los límites y de que forma se negocia. 

Además del trabajo individual que estas personas requieren, los resultados de los estudios confirman que una  buena intervención psicológica en estos aspectos familiares y en acompañar a los padres en este proceso, suele desembocar un entorno que facilita que el adolescente salga de esa comunicación impulsiva que desencadena el estar siempre disponible para los que le escriben y que aprendan a realizar un uso adecuado de estas herramientas.

Eduardo Torres
Unidad de Psicología Familiar

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo con la gente que quieres...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Tumblr
Tumblr